19 de febrero de 2018

Torre Salinas (2.447 metros). Vía el Hortelano.

Torre  Salinas. Vía el Hortelano.

Este domingo nos acercamos a Torre Salinas con intención de escalar la chimenea norte.  Nos volvimos a meter en las fauces de esta vía y esa es la sensación cuando se está dentro de la chimenea. Roca por todos los lados, nieve dura en la canal pero el resalte estaba pelado de hielo y solamente una fina capita lo cubría a modo de barniz porque ese es el aspecto que tenía con el brillo. El clavo en mitad del largo era una llamada pero para nosotros iba a ser muy expuesto llegar a él y continuar. No se podía proteger nada y además las constantes coladas de nieve lo hacía todavía más complicado.
Chimenea norte 

Primer largo de la Chimenea norte
  Pues a dos mil trescientos metros nos dimos la vuelta y nos fuimos a otra vía cercana, El hortelano. Llevábamos un croquis pero toda la nieve que nos estaba cayendo, al derretirse, destrozaron el papel. Sabíamos que había que hacer una travesía hacia la izquierda para luego remontar toda una estrecha canal. Para allá fuimos en un día  complicado por la nieve, las constantes purgas y el frío.


Entrada a la vía justo por la parte central de la foto no por la campa derecha pegada a la roca
No íbamos muy seguros de la calidad de la nieve que nos íbamos a encontrar pero nuestra sorpresa fue que estaba dura así que el primer largo en travesía lo hicimos sin encordarnos hasta situarnos debajo de la canal. Aquí sacamos las cuerdas e hicimos un primer largo de unos 50 metros en nieve dura y hielo en los resaltes, siendo el último muy disfruton por su verticalidad y calidad del hielo. Lo protegimos  con tornillos porque la roca estaba tapizada de nieve y no se veían muchas fisuras.

Largo de travesía
Nuestro primer largo hacia arriba

y hacia abajo
Un antiguo clavo con cordino sirvió para montar reunión. Este es el único clavo que vimos en la vía aunque el día no estaba para ver muchas cosas. Más arriba nos volvimos a encordar para escalar unos pequeños muros helados metidos en un estrecho corredor.  El último largo nos deparó el paso tonto del día. Es una canal estrechísima en la que vas rozando con los hombros. La nieve no se había congelado y era difícil progresar porque te hundías sin poder subir y hubo que recurrir a las paredes heladas para poder incorporarte y salir al hombro en la arista cimera.
Aquí recogimos todo y unos minutos de resol nos hico recordar que estábamos congelados y medio calados pero se agradeció esos pocos minutos de resol. Ni nos planteamos ir a cumbre y eso que al menos las nubes se habían levantado y se veía toda la Vega de Liordes e incluso  Peña Remoña.
Largo de salida

La primera del año en Picos
Las vistas hacia Liordes
Bajamos rápido y abajo ya nos quitamos los trastos comimos algo y con más calma valoramos la vía. La conclusión fue que era más bonita que lo que nos esperábamos, con un gran ambiente y eso que las condiciones climáticas fueron duras y no para mucho disfrute. Eso sí, como alguno de los resaltes estén sin formar tiene pinta de que igual te da la risa.

La chimenea norte se nos sigue resistiendo y lo malo es que ya se nos van acabando las alternativas.